En estas últimas semanas del año, muchos hacemos balance de lo acontecido en estos 365 días.

Desde el punto de vista de la seguridad, son muchas las empresas que en esta época elaboran farragosos informes sobre la siniestralidad en sus centros, estadísticas sobre accidentes, incidentes, etc. Pero son muy pocas las que se preocupan en elaborar algún documento, por básico que sea, que resuma las necesidades de formación detectadas durante el año (a excepción de las grandes corporaciones con departamentos de PRL bien implantados).

Las empresas con un cierto bagaje en cuanto a seguridad laboral se refiere, ya han detectado que la formación (y la información, claro) de los trabajadores, es la auténtica clave para lograr una prevención efectiva. Y no me refiero a la típica formación que todos tenemos en la cabeza, con un docente cargado de conceptos teóricos que venga a explicarnos como debemos “apretar un tornillo”. No, esa no es la formación rentable. Hablo de la formación que los propios trabajadores, organizándose en grupos y siempre bajo la tutela del responsable de Prevención de Riesgos Laborales de la empresa, son capaces de impartir. Nadie mejor que nuestros propios trabajadores conocen los procesos, las formas de proceder, los inconvenientes, los riesgos, las posibles interacciones y sinergias, etc. Ayudándoles a organizarse, tenemos gran parte del trabajo hecho.

Desde Ambiterr, podemos ayudaros a planificar y organizar la formación sobre Medio Ambiente, Seguridad Industrial y Reglamentación de Instalaciones necesaria en cada caso.

Categorías: Legislación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *